1. La moissanita natural es un descubrimiento relativamente reciente y sus aplicaciones se han ido descubriendo posteriormente.
  2. El uso de moissanita en joyería comenzó hace algo más de 20 años en Estados Unidos y se encuentra ahora en pleno crecimiento.
  3. La patente de fabricación de moissanitas cultivadas en laboratorio caducó hace unos años. Hasta entonces, una empresa tenía todo el control de la misma. Ahora más empresas pueden producir moissanitas cultivadas y esto está llevando el mercado de la moissanita a otro nivel.
  4. Incluso si usted no ha oído hablar de la moissanita, es posible que ya tenga una. Algunos joyeros están estafando a sus clientes vendiendo joyas de moissanita a precio de diamante y diciéndoles a sus clientes que son diamantes. Los moissanitas pasan como diamantes cuando usas un probador de diamantes tradicional y algunos usan eso para engañar a la gente. Para comprobar la autenticidad de sus joyas, certifíquelas siempre en un centro de certificación fiable días después de su compra. Es la única manera de que usted tenga certeza de lo que está comprando.  
  5. A una parte importante de la industria de la joyería no le interesa que se sepa. Las moissanitas brillan más que los diamantes pero son mucho más asequibles, por lo que los márgenes para los joyeros son mucho menores. Promocionar la venta de moissanitas reduciría significativamente sus beneficios.

Y si hay que decir toda la verdad…

La venta de diamantes financia gobiernos ilegítimos, grupos terroristas, conflictos armados y contribuye a la destrucción de ecosistemas en todo el planeta. Le dirán a menudo que los diamantes que le venden cumplen con el Proceso de Kimberley, pero no le dirán de qué país viene su diamante (hay algunas empresas que venden sólo diamantes de Canadá, pero son las menos). Si usted se informa sobre la realidad del Proceso de Kimberley, se dará cuenta de que es una demostración de que el que hace la ley hace la trampa y que, en ningún caso, el Proceso de Kimberley garantiza el origen ético de los diamantes. Si los diamantes pierden estatus y mercado, estos delincuentes pierden dinero, por lo que hay una manipulación del mercado para quitar crédito a diamantes de laboratorio y otras piedras preciosas creadas en laboratorio como la moissanita, que brillan más que un diamante. Así ganan más los delincuentes y las empresas privadas que les compran los diamantes. Pierden las víctimas de las minas de diamantes, las víctimas de esos gobiernos y grupo terroristas y pierde el planeta. Y pierde usted como consumidor, al que no le ofrecen alternativas mejores, más asequibles y le hacen cómplice y fuente de financiación del sufrimiento y miseria de millones de personas.

Y no seamos ingenuos. Los diamantes de laboratorio sólo se pueden diferenciar de los diamantes naturales llevándolos a certificar y son más baratos de producir que los diamantes. ¿Hace falta decir más?

Por estas razones, FARO no vende y no venderá jamás diamantes, ni naturales ni de laboratorio.

No vemos glamour en el sufrimiento de muchos y la destrucción deliberada de ecosistemas cuando existe una alternativa mejor. ¿Y usted?

  • La moissanita natural es extremadamente rara y demasiado pequeña para su uso en joyería. Por esta razón, la moissanita para joyería se crea y cultiva en laboratorios.
  • Las piedras creadas en laboratorio en general son menos costosas de producir que las piedras extraídas (las operaciones mineras son muy costosas) y tienen la misma composición y propiedades que sus contrapartes de origen natural.
  • En el siglo XX, la compañía De Beers realizó una agresiva campaña de marketing que infló la percepción de la gente sobre los diamantes, haciendo que, a algunos, aún a día de hoy, les parezca normal pagar miles de euros por 1 quilate de diamante natural o de laboratorio. Un quilate es igual a 0,2 gramos. Algunos expertos comparan el éxito de los diamantes con la crisis de los tulipanes y se espera que su precio caiga en picado en unos años. Es decir, no es que la moissanita sea barata, es que el precio de los diamantes está disparado.

Sin duda.

  • Cuando se trata de belleza, la moissanita supera a los diamantes en los 3 parámetros utilizados en su evaluación: destellos, dispersión y brillo. Es decir, la moissanita es, objetivamente, más brillante y atractiva.
  • Cuando se trata de durabilidad, la moissanita es la segunda piedra preciosa más dura con 9,25 en la escala de Mohs de dureza, solo superada por el diamante, que es la más dura. Es decir, es la segunda gema más dura que puedas comprar y supera con creces la dureza de los zafiros y rubíes, que eran tradicionalmente los segundos más duros hasta el descubrimiento de la moissanita natural. Es decir, es una gema excelente para anillos de compromiso y alta joyería.
  • Una moissanita de gran calidad cuesta una fracción de lo que cuesta un diamante natural o de laboratorio de las mismas características. ¿Acaso no es mejor obtener algo más brillante que el diamante y de extrema dureza y durabilidad por menos dinero?
  • Puesto que la moissanita natural es extremadamente rara y demasiado pequeña para su uso en joyería, las moissanitas que vendemos son cultivadas y están, por tanto, libres de minería y de conflicto. Es decir, son mejores para el planeta y la humanidad. Porque quien compra piedras preciosas naturales es cómplice y, a menudo, fuente de financiación de guerras, corrupción y violación de derechos humanos.

Conclusión: en general, si a alguien le gustan los diamantes, le van a encantar las moissanitas. Son muy similares, la gran diferencia es el precio y el menor impacto ambiental y social de las moissanitas.

No. La compra de moissanitas o diamantes sólo puede considerarse una inversión si:

  • Compra piezas extremadamente raras
  • Se lo compra a alguien famoso
  • Usted es muy famoso

Por otro lado, los metales preciosos de las joyas mantendrán su valor e incluso aumentarán con el tiempo. Por esta razón, proporcionamos información sobre los gramos de oro que pesa cada una de nuestras piezas.

Vale la pena mencionar que, a día de hoy, muchas marcas famosas venden joyas en plata o vermeil. Tenga en cuenta que el gramo de plata cuesta unas 100 veces menos que el gramo de oro. Pregunte por los gramos de esas joyas y calcule el valor del metal y compárelo con el precio de la joya. ¿Qué le dio? ¿Le han cobrado 10, 20, 50 veces el valor del metal de la pieza? Está claro que hay que sumar gastos de mano de obra, que dependerán mucho de dónde se hace la joya y de la complejidad del diseño, pero gran parte del precio no refleja el valor de la joya.

Haga el mismo ejercicio con alta joyería y verá que recibe mucho más valor por una pieza de alta joyería.

La joyería es uno de esos casos en lo que lo barato sale caro, pues la joyería comercial pierde casi todo su valor, mientras que la joyería fina mantiene una parte importante de su valor y tiene potencial de reventa.

Debido a que la producción de moissanita y diamante es más costosa y son piedras de mayor calidad (brillo, dureza). La moissanita y el diamante son más difíciles de trabajar debido a su extremada dureza y hay que tener equipos especiales, conocimientos y experiencia para obtener el máximo brillo de cada piedra. Son piedras destinadas a joyería fina, es decir, joyería de lujo.

La circonita es un producto comercial inventado con el único propósito de imitar diamantes, producido en masa, tallado a máquina sin demasiado esmero y destinado a satisfacer a los clientes con un presupuesto limitado. A menudo se usan en diseños de moda que se volverán obsoletos rápidamente. En unos pocos meses de uso diario, las joyas de circonitas se rayarán, se verán turbias y perderán su brillo. Por ello, el tiempo y recursos que se emplean en la fabricación de circonitas es mucho menor, dando lugar a un producto de una calidad bastante baja.

Moissanitas y diamantes brillan para siempre y no se rayarán. Las circonitas se rayarán en unos meses, se volverán opacas y lechosas y no brillarán.

En absoluto. Las gemas sintéticas, cultivadas o creadas en laboratorio son excelentes por las siguientes razones:
  1. Máxima calidad.
La única diferencia es cómo se fabrican. No son de plástico; no son de vidrio; no son imitaciones, son réplicas, es decir, tienen la misma composición y las mismas propiedades. La única diferencia es cómo se hacen. Mientras que las gemas naturales son el resultado de un proceso geológico, las piedras creadas en laboratorio son el resultado de un proceso tecnológico.
  1. Tienen mejor apariencia.
La mayoría de las piedras naturales tienen inclusiones visibles (fracturas, burbujas, etc.) y a la mayoría de las personas no les gusta eso. La razón es que estas piedras no son creadas por la naturaleza con la intención de ser atractivas; las piedras creadas en laboratorio se crean con ese propósito y por ello suelen tener mejor apariencia que las piedras preciosas naturales que se suelen encontrar en la naturaleza. Diamantes, rubíes, zafiros y esmeraldas naturales, la mayoría se ven bastante opacos, no tienen un color homogéneo y tienen inclusiones visibles. Cuestan una fortuna y parecen piedras “sucias” y agrietadas. Para mejorar la apariencia de las piedras preciosas naturales, la mayoría pasa por tratamientos que mejoran su aspecto. Si esos tratamientos son declarados, entonces bajan de precio, pero si no se declara, intentarán vendértelo como si hubiera salido así de la mina. Es decir, se destruyen ecosistemas para sacar piedras preciosas que no son tan preciosas y necesitan de “cirugía estética” cuando se pueden obtener mejor y más bellas en laboratorio por mucho menos. Te hablan mal de las piedras de laboratorio pero te venden piedras que casi siempre han pasado por laboratorio porque no eran demasiado bonitas o estaban muy rotas cuando la sacaron de la mina a precios muy altos… ¿No tiene mucho sentido, no?
  1. Piedras preciosas más grandes.
Cuando se trata de diamantes, la mayoría de las personas solo pueden permitirse pequeños diamantes naturales con inclusiones serias y color pobre. Esas mismas personas pueden permitirse piedras de moissanita más grandes con más brillo y destellos, incoloras y sin inclusiones y el mismo nivel de durabilidad.
  1. Mejor para nuestro planeta.
La minería es una industria clave para nuestro desarrollo, pero impacta negativamente en el medio ambiente. Las operaciones mineras son costosas de ejecutar, y el alto costo de las piedras naturales está más relacionado con estos costos (especulación, corrupción, etc.) que con la belleza o la calidad de esas piedras. La mayoría de las piedras encontradas son las agrietadas de aspecto sucio que mencionamos anteriormente. Lo único raro es encontrar uno que sea claro y atractivo. Lea el primer apartado para entender el impacto social de las mismas.
  1. Más asequible
Las gemas creadas en laboratorio son mucho más baratas que su contraparte natural y, por lo tanto, menos rentables para las empresas de joyería tradicional. Muchos demonizan las piedras sintéticas / creadas en laboratorio por esta razón (y muchas de ellas venderán piedras creadas en laboratorio al precio de las piedras naturales; el discurso negativo es parte de su estrategia para que pienses que de hecho solo venden piedras naturales).
  1. Menos probable que nos engañen con una piedra de laboratorio
Al que compra piedras preciosas naturales le engañan con los certificados, le dicen que tiene un color cuando tiene otro de menos valor; le venden piedras que han sufrido tratamientos y se las venden a precio de una no tratada; le venden una que se ha producido en laboratorio pero se la cobran al precio de una natural, le enseñan un anillo con un diamante estupendo en la tienda, pero a la hora de pagar se van con el anillo y al final en la caja acaba un anillo con un diamante de calidad inferior… La mayoría de las personas que compran joyas no se molestan en certificar sus joyas y muchas empresas se aprovechan de ello. Con las piedras de laboratorio, en general, no cabe esperar que a uno le engañen. Lo siguiente en precio serían las imitaciones, las cuales son mucho más fáciles de reconocer y testear. Un punto que cabe mencionar es que las piedras de laboratorio pueden variar en calidad según de qué laboratorio vengan.

Sí, existen moissanitas de varios colores: azul, verde, amarillo, marrón, gris y rosa. Algunos de estos colores no son permanentes y pierden color con el uso.

FARO no vende moissanitas de coloración no permanente.

Desafortunadamente, la mayoría de las piedras de color moissanita están recubiertas; sin embargo, hay algunos colores permanentes. Uno de ellos es el amarillo. Las moissanitas amarillas tienen un gran parecido con los diamantes fancy de color amarillo y son muy apreciadas.

Usted debería comprar moissanitas y no diamantes, en primer lugar, por razones puramente éticas. Los detalles se exponen en el primer apartado de esta sección.

Si necesita más razones, aquí le damos algunas más:

  1. Los moissanitas brillan más que los diamantes.
  2. Los moissanitas tienen más destellos que los diamantes.
  3. Su brillo y destellos son para siempre. Es un material extremadamente duro y estable.
  4. Los moissanitas son extremadamente raras en la naturaleza. Mucho más raras que un diamante (hay diamantes en muchos países y se encuentran en todos los centros comerciales). Incluso las moissanitas de laboratorio no son comunes en la joyería española y sigue siendo algo exclusivo. Nuestra marca es la única marca española de joyería de moissanita.
  5. Los moissanitas cuestan mucho menos que un diamante, natural o creado en laboratorio.
  6. Debido a que las moissanitas cuestan mucho menos, puede permitirse joyas increíbles.
  7. Porque parece diamante y le dará esa apariencia lujosa que busca. Y diga lo que diga…
    1. Si usted dice que es un diamante a alguien que entienda, no le podrán decir que no. Una persona que sepa un poco necesitará mirar su joya con una lupa de al menos diez aumentos para poder determinar si es un diamante o una moissanita.
    2. Cada vez más personas compran moissanitas, por lo que cada vez más personas asumirán que compró una moissanita, incluso si jura que es un diamante.
    3. Muchas personas asumirán que sus joyas son de circonitas, compre usted diamantes o moissanitas.
  8. Comprar un buen diamante sin ser engañado o estafado es mucho más complejo, pues hay que estudiar un poco para entender qué es lo importante en un diamante y cómo comprobarlo.

Entonces, ¿para qué gastar más en un diamante si no le da más?

Los diamantes naturales no son un producto escaso. Se nos ha hecho creer que lo es, pero no lo es. Lo único que es raro es encontrar un diamante natural bonito de cierto tamaño. ¿Acaso no encontramos diamantes en casi todas las joyerías? ¿Cómo es posible que algo tan escaso esté en casi todos los centros comerciales del mundo?

El combustible que usas en tu coche también es el resultado de un proceso geológico de millones de años y cada vez es más raro de encontrar y más difícil y costoso de producir. También se extrae de yacimientos y es la razón detrás de muchos conflictos armados y no armados al igual que los diamantes naturales. ¿Alguien piensa en el petróleo como un producto glamouroso?  Más bien lo contrario. Los países buscan alternativas mejores y de ahí la famosa transición energética, que precisamente lideran las personas de mayor poder adquisitivo. ¿O es que cualquiera tiene un Tesla?

Con su origen vinculado a los impactos de meteoritos, las moissanitas naturales son mucho más raras que los diamantes naturales.

La joyería fina es una joyería de la mejor calidad y belleza posibles. Es algo para celebrar la alegría y la prosperidad. La joyería fina es algo de lo que sentirse orgulloso. La combinación de metales preciosos reciclados y piedras creadas en laboratorio marca todas las casillas. ¿Quién está orgulloso de llevar algo que financia guerras, gobiernos ilegítimos, violación de derechos humanos y la destrucción de los ecosistemas?

Sobre FARO

FARO es fundada por una ingeniera de minas española que descubre las moissanitas a través de una amiga, estudia sus propiedades y queda fascinada por su calidad y belleza.

¿Acaso un cirujano cura un catarro con una intervención quirúrgica?

La minería es una industria clave para nuestro desarrollo; sin embargo, no importa cuántos esfuerzos pongamos en mitigar su impacto, deja una cicatriz innegable en el medio ambiente y, a menudo, secuelas en las comunidades locales.

La joyería es un artículo de lujo. No necesitamos joyas para sobrevivir. En FARO creemos que los esfuerzos mineros deben optimizarse y limitarse a recursos que no se pueden obtener de ninguna otra manera o para los cuales no existe una alternativa razonable o válida.

Cuando se trata de piedras preciosas, hay alternativa válida. Las piedras creadas en laboratorio son una réplica perfecta y bellísima con las mismas propiedades químicas y físicas que sus contrapartes naturales a un costo menor, sin destrucción de ecosistemas y guerras sin sentido.

No es un milagro. Es tecnología.

No, los diamantes son piedras preciosas de gran belleza. Casi tan bellos como las moissanitas.

Estamos en contra de la falta de transparencia del negocio de piedras preciosas naturales en general y las atrocidades que se financian con su venta.

La venta de diamantes financia gobiernos ilegítimos, grupos terroristas, conflictos armados y contribuye a la destrucción de ecosistemas en todo el planeta. Le dirán a menudo que los diamantes que le venden cumplen con el Proceso de Kimberley, pero no le dirán de qué país viene su diamante (hay algunas empresas que venden sólo diamantes de Canadá, pero son las menos). Si usted se informa sobre la realidad del Proceso de Kimberley, se dará cuenta de que es una demostración de que el que hace la ley hace la trampa y que, en ningún caso, el Proceso de Kimberley garantiza el origen ético de los diamantes. Si los diamantes pierden estatus y mercado, estos delincuentes pierden dinero, por lo que hay una manipulación del mercado para quitar crédito a diamantes de laboratorio y otras piedras preciosas creadas en laboratorio como la moissanita, que brillan más que un diamante. Así ganan más los delincuentes y las empresas privadas que les compran los diamantes. Pierden las víctimas de las minas de diamantes, las víctimas de esos gobiernos y grupo terroristas y pierde el planeta. Y pierde usted como consumidor, al que no le ofrecen alternativas mejores, más asequibles y le hacen cómplice y fuente de financiación del sufrimiento y miseria de millones de personas.

Y no seamos ingenuos. Los diamantes de laboratorio sólo se pueden diferenciar de los diamantes naturales llevándolos a certificar y son más baratos de producir que los diamantes. ¿Hace falta decir más?

Por estas razones, FARO no vende y no venderá jamás diamantes, ni naturales ni de laboratorio.

No vemos glamour en el sufrimiento de muchos y la destrucción deliberada de ecosistemas cuando existe una alternativa mejor que brilla más por menos. ¿Y usted?

Vendemos y enviamos nuestras joyas a la mayoría de los países miembros de la Unión Europea, Suiza, Noruega, Liechtenstein, Andorra y Reino Unido.

Para los miembros de la Unión Europea, el envío es gratuito.

Hay varios aspectos que hacen que nuestra joyería sea especial:
  1. Joyas con valores.
En la fabricación de nuestras joyas, buscamos los materiales y empleamos los procesos que nos garantizan el máximo nivel de respeto a los derechos humanos y la protección del medio ambiente. Por ello utilizamos exclusivamente oro reciclado y piedras preciosas creadas de la máxima calidad. También mantenemos un stock mínimo y evitamos malgastar recursos en todas nuestras acciones.
  1. Diseños atemporales
Nuestros diseños están inspirados en piezas clásicas atemporales y ajustados para adaptarse mejor a los gustos europeos. Usted podrá llevar nuestras joyas toda la vida sin que pasen de moda. Además, las modas pasajeras representan un coste muy alto para el planeta.
  1. Los mejores metales preciosos, reciclados
Solo utilizamos oro macizo y platino de 18k.
  1. Las mejores piedras preciosas creadas en laboratorio
La naturaleza es asombrosa y las piedras preciosas son prueba de ello; sin embargo, la naturaleza no crea piedras con la intención de ser hermosas y adecuadas para su uso en joyería. Lo único raro de las piedras preciosas naturales es encontrar una atractiva. Con las piedras creadas en laboratorio, lo raro es obtener una mala. Esto se debe a que los laboratorios ofrecen entornos controlados para que los minerales crezcan con una intención única: crear piedras hermosas perfectas para joyas de ensueño.
  1. Mejores precios
No podemos cambiar el precio del oro o el platino, ni reducir el costo de la mano de obra requerida para hacer joyas finas, pero mantenemos nuestros precios bajo control manteniéndonos exclusivamente en línea, manteniendo un stock limitado y reduciendo los gastos secundarios.
  1. Joyas realizadas en España por joyeros experimentados
Todas nuestras joyas se realizan en España.
  1. Envíos gratis a toda España
  1. 14 días para cambiar de opinión y dos años de garantía

Nuestro equipo de soporte habla inglés, español, gallego e italiano. También podemos dar respuesta en rumano o francés bajo petición.

Vendemos exclusivamente en línea, mantenemos un stock limitado y mantenemos los márgenes lo más bajos posible. Además, nuestro objetivo es vender las mejores moissanitas y piedras preciosas creadas en laboratorio, no las más caras.

En nuestra búsqueda continua de la mejor moissanita disponible en el mercado, nunca ha sucedido que la moissanita más cara obtuviera los mejores resultados. Actualmente, nuestros proveedores se encuentran en el lado medio-alto del rango de precios, y nos dan los mejores resultados de manera consistente. El hecho de que unos proveedores de rango de precios medio-alto haya demostrado (para nosotros) proporcionar las mejores moissanitas fue un descubrimiento muy dulce, ya que significa que más personas podrán permitirse joyas increíbles.

Si en algún momento encontramos mejores moissanitas a un precio significativamente más alto, tomaremos la decisión de aumentar nuestros precios en consecuencia o mantener dos líneas: estándar y premium.

Efectivamente, hay marcas que realizan joyas de moissanita en plata o vermeil (plata recubierta de una finísima capa de oro) y eso da como resultado joyas mucho más económicas. Tenga en cuenta que el gramo de plata cuesta unas cien veces menos que un gramo de oro, así que un mismo diseño puede cambiar de precio significativamente dependiendo de si está hecho en plata, vermeil u oro.

Las joyas realizadas en plata o vermeil se conocen como joyería baja o joyería comercial y la prioridad es ofrecer joyas de bajo precio, no necesariamente de calidad. No le quepa duda de que el porcentaje de beneficios es mucho mayor en la joyería comercial; a menudo vemos joyas que cuestan menos que el empaquetado y que se venden a precios que multiplican por 10 ó 20 el precio de producción de la pieza. Lo que usted está pagando es la campaña de marketing que da a conocer a esas empresas y les permite vender volumen.

Más allá de la elección del metal, también hay moissanitas de calidad inferior que cuestan menos que nuestras moissanitas seleccionadas.

Finalmente, usted se dará cuenta rápidamente de que casi todas estas joyas de moissanita realizadas en plata se manufacturan en Asia, donde los costes de la mano de obra son mucho más bajos y los diseños no siempre están en línea con los gustos europeos. Todas las joyas FARO se realizan en España y están pensadas para satisfacer las expectativas de calidad y los gustos europeos.

Si, además, usted está pensando en comprar directamente de proveedores fuera de la Unión Europea, usted no asumirá el IVA del país en el momento de compra, pero tendrá que hacer frente a los gastos de envío, al IVA de su país y a otros impuestos aduaneros durante el envío. Normalmente el proceso será confuso y la información no estará en español y puede acabar llevándose sorpresas desagradables y pagar mucho más de lo que esperaba.  Generalmente no tendrá derecho, o encontrará mucha dificultad, a disfrutar de los derechos de consumidor europeo, es decir, dos años de garantía y 14 días para devoluciones.

FARO es una marca de joyería de lujo y hacemos exclusivamente alta joyería en oro de 18 quilates y platino. Nuestra prioridad es hacer joyas de calidad que permanezcan en perfectas condiciones durante generaciones con apenas mantenimiento.

Nuestras descripciones de productos son bastante detalladas; le invitamos a que compare y nos contacte si tiene alguna duda o preocupación.

No participamos en las campañas de rebajas. Nuestros artículos son piezas exclusivas con metales preciosos y piedras seleccionadas, el coste de producción es alto y los márgenes son ajustados.

Esporádicamente si hacemos descuentos a nuevos clientes, pero sobre todo a los clientes existentes para recompensar su lealtad o referencias.

Nuestros productos están diseñados y fabricados teniendo en cuenta las expectativas de un cliente europeo, y esto significa que debemos garantizar la calidad y proporcionar una buena relación calidad-precio.

El oro de 18k es una aleación con el 75% del peso oro puro y el resto otros metales valiosos. Si nuestros clientes alguna vez se cansan de nuestras joyas, podrán obtener algo de dinero por el oro que contienen. Asimismo, cuanto más oro, menos susceptible será su joya a alteraciones, corrosión y otros problemas derivados del uso de ciertos metales en la aleación.

Del mismo modo, mientras que a muchos consumidores de todo el mundo les gusta el color del oro de 14k, la mayoría de los clientes europeos prefieren los colores de las joyas a base de oro de 18k. El oro amarillo de 18k se ve mucho más rico y dorado que las versiones inferiores y el oro rosa de 18k ofrece un oro rosa suave mucho más agradable que el oro rosa de 14k muy cobrizo y menos brillante.

Por último, pero no menos importante, creemos que nuestras piedras preciosas seleccionadas merecen los mejores metales preciosos y lo encontramos en oro y platino de 18k.

La plata tiende a ennegrecerse y es menos apropiada para joyas que van a ser utilizadas en ocasiones especiales.

Si tiene preguntas que no han sido respondidas en esta sección, escríbanos por el chat disponible en la página web o envíenos un correo electrónico a info@farogems.com